Lactancia Materna y prematuros… SÍ se puede

 

 

 

IMG_4436.JPG

 

Cuando tienes un bebe prematuro todo es un poco más complicado. Las circunstancias que le rodean, a él y a su nacimiento no son las que acostumbramos a ver. Por eso, temas como la Lactancia Materna, la alimentación, el baño, el sueño, sus cuidados más básicos de los primeros días, no son normales.

Hoy os quiero contar mi experiencia y animaros a que SI se puede. Las primeras horas son difíciles, pero con un poco de empeño se consigue.

  1. Lo más importante para que la Lactancia Materna sea exitosa con bebe prematuros es que los primeros días usemos el extractor cada tres horas. Lo normal es que no os pongan al vuestro bebe al pecho nada mas nacer, y que este en incubadora. Hasta que podáis hacer piel con piel con el pueden pasar horas o días. Así que en cuento os podáis incorporar de la cama, con el extractor eléctrico o manual, cada tres horas, para favorecer la subida de la leche.
  2. Es normal que tarde más en subir la leche, por las circunstancias que ya hemos comentado. Tranquilas y seguir con vuestra rutina cada tres horas. No os desaniméis, que acaba subiendo seguro.
  3. En cuanto los médicos te dejen, coge a tu bebe, besare, abrazale, haced piel con piel, y pontelo en el pecho. Son muy pequeños y veras que se cansan mucho al mamar. Pero con insistencia y cariño lo conseguirás.
  4. No te desanimes, nunca. Va a ver muchos momentos de tirar la toalla. Porque en esa toma tu bebe prematuro esta muy dormido y solo coge le biberón. Porque cuando llegas a la toma la enfermera de la UCI le ha dado un biberón. Porque no gana peso. Porque le cuesta mucho hacer las tomas,…. Lo normal es que salga de la UCI con lactancia mixta pero ya veras que con un poco de empeño lo conseguís.
  5. Cuando le dan el alta a tu bebe prematuro es el momento de darle ese empujón a la lactancia que falta. Pontelo en el pecho, a demanda y dale muchos mimos. En nada, lo habéis conseguido.

Yo tube mucho momentos de querer dejadlo. Se me hacia un mundo cuando íbamos a la visita del pediatra de la UCI y ese día no había ganado peso. Pero mi convencimiento de que la lactancia era lo mejor para el no me dejo que me rindiera. Hoy, 8 meses después, seguimos con lactancia materna.

¿Y como llevan ellos la llegada del nuevo hermano?

img_4586.jpg         Los primeros días fueron difíciles para todos, y para ellos también. Al precipitarse todo nos cogió a toda la familia de imprevisto y ninguno estábamos preparados para la llegada a casa del nuevo miembro de la familia.

En casa, no teníamos preparado nada, ni la cuna, ni el carro, ni la ropita lavada. Ellos creían que iria al hospital , nacería el hermanito, y a las dos días estaríamos los dos en casa.

Pero se encontraron con una situación muy distinta. Yo estibe de reposo absoluto, ingresada en el hospital durante cinco día, y cuando regrese a casa, el bebe se quedo en el hospital.

Esos días fueron duros. No entendían nada. No tenían a su madre, ni a su hermano. Les decíamos que estaba en la incubadora, pero al no verle yo creo que no se lo acababan de creer.

Pero todo esto paso, pasaron los días malos y nos decían buenas noticias en la UCI PEDIATRICA, y llegó el día en que le dieron el alta. Que felicidad!!! por fin pudimos estar todos juntos en casa!!! No se me olvidara nunca la cara d ellos hermanos al conocerle, al fin!!! Era tan pequeño…. Tan frágil y a la vez tan luchador.

Lo aceptaron con los brazos abiertos. Al verle tan pequeño se despertó en ellos un instinto de protección que nunca había aflorado hasta entonces. Le cuidan mucho, le quieren mucho y sobre todo, se ríen mucho con él. Nuestro bebe prematuro, pequeño como un limón, vino a agrandarnos el corazón.

Nuestro verano

Aunque queda un poco lejos, y más un día como hoy, que esta lloviendo en Madrid, me gustaria recordar como ha sido nuestro verano del 2017. Ha sido especial, ya que ha sido el primero con el bebe.

Mis hijos mayores han disfrutado de casi tres meses de vacaciones. Han disfrutado mucho de su hermano pequeño. Estos meses no volverá, así que nos empeñamos en vivirlos intensamente, y grabarlos en nuestra colección de recuerdos.

Nosotros veraneamos en un pueblo pequeño, cerca de Castellón. No hay mucho turismo, y tiene un playa fantástica. Para nosotros es un lujo ir en Agosto a la playa sin casi gente.

 

Hemos tenido tiempo y hemos disfrutado de él, para hacer fotos, para estar en familia, para pensar, para mirar el mar, para saltar en las camas elásticas, para pasear, para hacer picnic, y para bañarnos, mucho: de la piscina a la playa, y vuelta a empezar

IMG_5897

Cuando tienes mas tiempo te gusta arreglarte un poco mas, escoger lo que te pones y elegir complementos para verte mas guapa. A mi me gusta hacerlo en vacaciones. Parecen que los días se alargan y tienes tiempo de cuidarte un poco mas.

 

Ha sido un buen verano. Ahora inmersos en la rutina nos quedan muy buenos recuerdos de esos días.

Hasta el año que viene!!!!!

¿Que pasa cuando el parto no es como lo habías imaginado II?

Había roto la bolsa y estaba de 34 semanas. Nos fuimos a urgencias. Enseguida empezó el protocolo: reposo absoluto, pinchazo para madurar los pulmones, antibióticos para no coger una infección al estar la bolsa rota, monitores para controlar a mi bebe y medicación para frenar el parto.  Había que haber todo lo posible para que aguantara un tiempo más en la tripa.

Lo primero que me dijeron: reposo absoluto y que no me tocara la tripa, porque eso podría desencadenar contracciones. Y allí estaba yo, con mucho miedo, evitando el impulso de tocarme la tripa, y con las emociones disparadas.

Pasaron los dias y el 14 de Marzo de 2017, a las 5:40 de la mañana empecé con contracciones. Comenzó el trabajo de parto y ya no se podia frenar. Ese día cumplía 34 semanas de gestación, y mi pequeño Fausto decidió venir al mundo.

El parto fue bien, sin complicaciones y rápido. Nosotros estábamos deseando escucharle llorar y que la pediatra que estaba en el parto nos dijera que todo estaba bien…. Y, gracias a Dios, fue así,… y nuestro bebe, nuestro bebe prematuro, nuestro hijo, nuestro tercer bebe, estaba santo y era pequeñito como un limón.